Quien Soy
Portfolio
Cursos
Servicios
Uñas
Contacto
La Limpieza Perfecta





En lo que respecta a la limpieza de la piel, el mundo se divide en dos tipos de mujeres: las que consideran el desmaquillado parte imprescindible de su rutina diaria y aquellas que se las olvidan/saltan tres de cada cuatro días. Actualmente en el mercado existen distintos productos de limpieza:

Tónico: en la mayoría de las pieles es sólo un complemento para retirar los restos de leche desmaquilladora, por lo que se puede sustituir por agua termal. Hay una excepción: las pieles grasas, que ganan mucho con tónicos astringentes (ya que cierran los poros), especialmente en la zona T.
Crema: es el ritual más suntuoso y usual para pieles muy secas o bien que llevan mucho maquillaje. Requiere masajearse sobre la piel y sus principales beneficiarias son las pieles muy secas o maduras.
Leche: sigue siendo, sin duda, la base de las limpiadoras puesto que arrastra el maquillaje suavemente a la vez que hidrata el cutis. Sin embargo suelen ser pesadas y dejar residuos en pieles grasas o mixtas.
Jabón: para el cutis, son los jabones sobre-engrasados, con un aporte extra de lípidos, o bien aquellos sin jabón, si no tensoactivos. Los jabones 100% naturales son también delicados y adecuados para todos tipos de piel.
Espuma: perfectas para quienes no conciben la limpieza sin agua. Al contener mucho aire, por su textura “mousse”, se deposita menos producto sobre la piel y se aclaran con facilidad. No son las más idóneas para retirar mucho maquillaje, pero sí para una limpieza normal.
Aceites bifásicos: contienen tensoactivos de naturaleza acuosa y oleosa, por lo que no se mezclan hasta agitarlos en el momento. Se usan para todo el rostro. Suelen ser muy oleosos.
Toallitas: el remedio universal para las mujeres con poco tiempo. Existen para todo tipo de cutis y tienen la ventaja de ser portátiles y de acción inmediata. Si se usan de forma exclusiva se deben combinar con algún “peeling” ocasional para evitar la acumulación de residuos en los poros.

El maquillaje waterproof:
Para las mujeres que no se maquillan o que se ponen algo de color por la mañana, no hacen falta limpiadores de alto rendimiento, basta un producto suave para retirar impurezas. Pero cuando se utiliza maquillaje (como contienen muchos cuerpos grasos) se necesita un producto con lípidos; es decir, grasa para poder “despegarlos” de la piel y dejarla impoluta. En este caso, tras usar un producto específico es importante tomarse un tiempo para masajear la limpiadora, dejándola reposar unos segundos para que así se disuelvan los cuerpos grasos y logremos dejar la piel realmente limpia. Finalmente, no está de más usar un tónico.

Los ojos: el contorno de los ojos es la zona más sensible del rostro. Es la piel más fina, con menos grasa, sin glándulas sudoríparas y con la mayor cantidad de alergias. Y es justo la que más solemos maquillarnos, especialmente las pestañas. Por eso requiere productos específicos que no alteren su delicado equilibrio.
Lo mejor es usar un disco de algodón, doblarlo por la mitad y cubrirse el dedo índice con él para llegar sólo a las pestañas, sin tocar el resto de los ojos.

¿Es grave no desmaquillarse?
Desde luego a nadie le ha pasado nada por no desmaquillarse. Pero tampoco se puede negar que es un gesto positivo para el cutis. En caso de saltearse la limpieza, no está de más compensar con una ligera exfoliación que elimine células muertas y, sobre todo, evite que se acumule suciedad en los poros, que acabarán convirtiéndose en puntos negros.

 
© 2017 Nadiamake-up.com.ar - Todos los derechos reservados
Diseño: MS Designer